Entrevista a José Luis Albelda. Arte, Ecología y Cultura

Compártelo!!!

José Luis Albelda es doctor en Bellas Artes. Se dedica tanto a la creación artística, como a la docencia y a la investigación en la Universidad Politécnica de Valencia. Es autor de múltiples libros y artículos. Ente los que se encuentran: “La construcción de la Naturaleza”, “Aprender a Enseñar”; “Imaginar la Transición hacia sociedades sostenibles” y “Humanidades ecológicas. Hacia un humanismo biosférico”.

Asimismo, ha realizado exposiciones pictóricas en varios espacios del territorio español.

Desde 1993, José Albelda centra su trabajo en la relación del arte, ecología y cultura. Es el investigador principal del proyecto «Humanidades ecológicas y transiciones ecosociales«. Propuestas éticas, estéticas y pedagógicas para el Antropoceno. Y co-coordinador del Máster de Humanidades Ecológicas.

José Albelda también tiene una larga trayectoria como parte del movimiento ecologista, formando parte de la Junta Directiva de Greenpeace.

En primer lugar, sería interesante abordar el tema de la Naturaleza, pues la mencionamos continuamente; pero a la hora de tratar de definirla es algo que se nos escapa ¿Para usted qué es la Naturaleza?.

Hay varias acepciones del término, algunas más holísticas, donde sería asimilable a «cosmos» o «creación», es decir todo lo existente; pero esa definición no nos resulta demasiado útil, de manera que la más habitual es la que se refiere a la biosfera sin aparente intervención humana, es decir algo distinto a las culturas y su proceso de antropización. Yo suelo diferenciar entre «physis», que se refiere a todo lo existente y sus leyes, y «naturaleza», con esta segunda acepción antes mencionada. Sin embargo todo está interrelacionado, y obviamente las culturas con la naturaleza, de manera que no podemos establecer un enfoque dicotómico ni enfrentado, sino dialéctico. De hecho, con el cambio climático, no hay ya una biosfera sin afectación humana…

-La Naturaleza es la fuente de creación para cualquier artista, en su caso personal, puede contarnos: ¿Cómo ha sido la evolución que lo ha llevado a unir la creación artística con otras disciplinas como la ética ecológica, la educación y la transición ecológica?

Son distintas aproximaciones a la naturaleza; inicialmente a mí me interesó como pintor la experiencia del paisaje, pero no solo, yo pintaba muchas otras cosas. Luego empezó mi concienciación ecológica como voluntario de Greenpeace (hace 30 años…) y, desde el ecologismo, decidí reenfocar mi docencia de Bellas Artes hacia el entorno Arte/Naturaleza, siendo una de las asignaturas que imparto, al igual que otra sobre Arte y ecología. Al tiempo comenzó mi interés teórico por la ética ecológica, al conocer la obra de Jorge Riechmann, uno de nuestros principales filósofos ecológicos contemporáneos, y desde entonces he mantenido estas diferentes perspectivas: el arte, el ecologismo, la teoría y la docencia sobre naturaleza/cultura.

Creatividad, arte y naturaleza. Imagen: José Luis Albelda (fotografía cedida)

Usted ha escrito sobre la importancia de la estética en los movimientos políticos y sociales. Para asumir el paradigma ecológico, ¿qué tipo de estética puede ser el más adecuado?.

En mi opinión una estética diversa, que exprese un cierto biomimetismo, organicidad y, en cualquier caso, respeto por la vida. Caracterizada por la horizontalidad más que por la verticalidad, más austera que excesiva, cercana, con la medida de lo humano, adaptable a la biosfera. Empática.

Si bien el discurso científico es fundamental para poder entender la crisis ecosocial que vivimos, es necesario apelar a la empatía, a la imaginación y a la creatividad para adoptar un nuevo paradigma ecológico. A nivel social, ¿cómo podemos hacerlo?.

La creatividad debe aliarse a la ética ecológica y a la propia ciencia ecológica para construir un nuevo paradigma de reequilibrio biosférico. Se trata de un proyecto nuevo, toda la Modernidad hemos ido separándonos de la naturaleza y explotándola, hemos tendida a crecer cada vez más como especie y de forma desigualitaria. Ahora se trata de decrecer reconstruyendo todo lo que hemos destruido; es algo realmente revolucionario, la aventura más apasionante que tenemos por delante. El inicio debe ser conocer de verdad cómo estamos en relación a la biosfera como nicho de nuestra propia vida cultural y, a partir de ahí, establecer planes colectivos de redimensionamiento, readaptación y conciencia ecosistémica. Lo colectivo y la conciencia ecosistémica es lo esencial.

«Ahora se trata de decrecer reconstruyendo todo lo que hemos destruido; es algo realmente revolucionario, la aventura más apasionante que tenemos por delante. «

José Luis Albelda

El video documental «Carrícola. Pueblo en Transción», del que usted es director, nos habla de un pequeño pueblo valenciano que con intervenciones artísticas, la cultura local y la realización de iniciativas ecológicas se ha convertido en un ejemplo de cómo poder combatir la despoblación de los entornos rurales. ¿Conoce usted si a partir del caso de Carrícola si han surgido iniciativas similares en otros lugares de España?

Sí, hay más casos, dentro del llamado «movimiento de ciudades y pueblos en transición« animado inicialmente por Rob Hopkins desde la experiencia inicial de Totnes en UK., pero no se trata de un movimiento realmente decisivo hoy en día, nos falta mucha más fuerza y coordinación para una transición exitosa a sociedades sostenibles.

«La creatividad debe aliarse a la ética ecológica y a la propia ciencia ecológica para construir un nuevo paradigma de reequilibrio biosférico«.

-En su investigación de los últimos tiempos ha hecho una distinción entre humanidades ambientales y la humanidades ecológicas ¿Cuál es la diferencia conceptual entre ambas?.

Eso se expresa muy bien en la introducción de nuestro libro «Humanidades ecológicas. Hacia un humanismo biosférico». Las humanidades ambientales tienen un largo y fructífero recorrido de varios decenios, sobre todo en el ámbito de la ecocrítica y la literatura latinoamericana y anglosajona recientes; pero necesitamos concretar a nivel teórico un campo más específico de acuerdo a los principios de la ecología y la ética ecológica, para no dispersarnos demasiado. La ecología tiene unas reglas muy específicas relativas al equilibrio ecosistémico y la sostenibilidad de las acciones humanas en el medio natural, de manera que nos parecía esencial adoptar dicho concepto, más que el más difuso de «ambiental«. Por otra parte las humanidades ecológicas pretenden ser ante todo ecocéntricas o «gaiacéntricas», no simplemente tener sensibilidad por el medio ambiente. Es un enfoque más acotado, más específico y, si se quiere, más radical.

«Las humanidades ecológicas pretenden ser ante todo ecocéntricas o «gaiacéntricas«, no simplemente tener sensibilidad por el medio ambiente«.

Muchas veces se enfatiza que las humanidades sufren una crisis, pues se ven relegadas en la educación; justo ahora cuando más las necesitamos frente a un mundo cada vez más materialista y tecnologizado. A su parecer, ¿cómo podemos revertir esta situación, desde el sistema educativo o desde iniciativas menos formales?.

Sí necesitamos las humanidades, pero no las antropocéntricas de tradición renacentista, sino ecosociales, decíamos. La tendencia tecnofílica es una inercia que nos está llevando a la destrucción del mundo, necesitamos tomar perspectiva, frenar, adoptar una visión más amplia viendo no solo los beneficios inmediatos, sino los daños difusos y aplazados. La dominante tecnocientífica no es neutra, está profundamente aliada a una ideología desarrollista cuasi religiosa, nada racional. ¿Cómo hacerlo? iniciando movimientos de renovación pedagógica como se hizo a finales del s. XIX y principios del XX; yo he dedicado un libro reciente a eso: «Aprender a enseñar. Educación emancipadora, arte, ecología». Según enseñemos así serán nuestras sociedades, pero las renovaciones no son fáciles si el statu quo no está por la labor, y no lo está.

Usted y Jorge Riechmann coordinan el Máster de Humanidades Ecológicas. ¿Puede hablarnos sobre los contenidos del mismo para quienes puedan estar interesados en cursarlo?

Se trata de un Título Propio interuniversitario, ofertado desde la UAM en Madrid y la UPV en Valencia, con una trayectoria de 10 años ya como Diploma y 5 como máster. En los 60 créditos con que cuenta, tenemos múltiples asignaturas breves que abarcan muchos ámbitos del conocimiento como la ética, el urbanismo, la ecología ambiental, el arte y la comunicación audiovisual, la historia, el mundo campesino, la permacultura, el análisis de la técnica, del consumo, todo ello desde la perspectiva ecológica; al igual que otras enfocadas hacia educación ecosocial, ecofeminismo, economía ecológica, ecología política… Buscamos mostrar la situación de crisis sistémica actual así como trazar caminos de reconstrucción ecológico desde un amplio espectro de conocimientos, cercanos a la idea de «pluriverso». Tenemos ya más de un tercio de alumnes latinoamericanes, que asisten on-line; si bien potenciamos la asistencia presencial en las dos sedes alternativamente, Madrid y Valencia. Tenemos todo tipo de perfiles: arquitectas, economistas, diseñadores, artistas, biólogas, de ciencias ambientales, de márketing… es un título para todo el mundo!

Para quienes no conocemos tanto de expresiones artísticas que unan arte, ecología y cultura. Puede decirnos ¿qué artistas son para usted un referente en la actualidad que integren en su obra arte y ecología?.

Bueno a mí me gusta mucho Goldsworthy, en su trabajo de intervenciones mínimas en el mundo natural, fruto de sus paseos con una mirada de comprensión profunda de la naturaleza del lugar; así como los Harrison (Helen y Newton), que han trabajado proyectos de reconstrucción ecosistémica en equipos multidisciplinares. Es lo más cercano a la idea de un arte ecológico.

Arte y Ecología. Intervención de Andy Goldsworthy. Imagen: Escultura Spire Wood en el Area de la Bahía Ridge Trail. /National Parks Galery. Pickril


Compártelo!!!

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Dana Aly López Solís.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad