Entrevista a Ernesto Alcalá. La poesía ante los sentimientos, la vida y la Naturaleza

Compártelo!!!

Ernesto Alcalá es un poeta hispano australiano, autor de “Geometría de lo imposible” e “Insinuaciones del agua”.

La poesía de Ernesto Alcalá nos conecta con los sentimientos más profundos ante las vicisitudes de la vida. La Naturaleza forma parte vital de su obra, presente ya sea como sujeto o como metáfora.

Ernesto Alcalá nació en la ciudad de Barcelona (1971). Y actualmente reside en Australia, en la ciudad de Brisbane. Combina su pasión por la música como pianista de jazz, con la escritura de poesía.

Ernesto Alcalá (imagen cedida)

Pregunta: Ante el hecho de saber que usted vive en Australia, un lugar que para muchos se nos presenta remoto y con una Naturaleza singular, no puedo dejar de preguntarle, sobre ¿cómo es la experiencia de vivir en Australia?

Una experiencia estimulante y sobre todo una oportunidad. Se trata de un país con tan solo doscientos treinta años de historia moderna desde que se produjera la colonización británica, con el precedente sobrecogedor de sesenta mil años de civilización aborigen, un pueblo que hoy pervive como el más antiguo del planeta y cuya idiosincrasia arraiga profundamente en el respeto a la Naturaleza y en su competente espiritual y mitológico. Inevitablemente, existen tabús en cuanto a la integración de la cultura aborigen y sus valores en una sociedad occidental avanzada como la australiana: de hecho, hace escasos meses se celebró un referéndum para decidir sobre la posible participación de los aborígenes en el parlamento australiano, y ganó el “no”, que se hizo con el sesenta por ciento de los votos. A pesar de esta triste noticia, lo que realmente impera en la sociedad australiana es la moderación y la amabilidad, que se ven proyectadas hacia el conjunto de la población, lejos de radicalismos —una sociedad en la que el treinta por ciento de residentes han nacido en el extranjero—. Por otro lado, es destacable que uno de los principales debates en el contexto sociopolítico del país gira en torno a la necesidad de proteger un patrimonio natural exuberante. En esa carrera de fondo que es la evolución de las sociedades, Australia tiene mucho que decir.

Pregunta: Usted ha dicho en otras entrevistas que se define como un viajero. Y tiene como grandes referentes en su vida a Andalucía, Cataluña, Islas Baleares y Australia. Para usted ¿qué palabra podría definir a cada uno de estos cuatro lugares?

Si interpretamos nuestra andanza por la vida como el despliegue de un árbol, para mí Andalucía es la raíz, ese elemento que indaga por todas partes buscando el alimento y que mantiene la estructura firme; Cataluña es el tronco y sus ramificaciones, el árbol en busca de la luz y los espacios, creador de paisajes, que se desnuda ante el invierno; Islas Baleares son el árbol en flor, el despunte de la belleza y de un nuevo orden, el darse a la brisa y a otras vidas; Australia es el árbol que da su fruto, la cálida ofrenda, la savia al descubierto.

Pregunta: En sus poemas la Naturaleza siempre está presente. Y plasma esa unión, ese reflejo de lo natural en nuestra vida, en nuestros sentimientos más íntimos. Para un poeta como usted: ¿qué es la Naturaleza? Y, ¿qué es la vida?

Percibo la Naturaleza como un estado de conciencia universal, de calma absoluta, inherente a todos los seres, quienes tienen la facultad de percibir esa energía esencial y proyectarla a través de los sentidos que actuarían como un catalizador logrando destapar su belleza; y en cuanto a la vida, la vida es un pequeño, gran reto, me dijo un buen amigo; y ese reto tal vez consiste en cultivar la mirada interior, y no permitir que nuestra conciencia individual desvirtúe o acaso lastime en meras palabras el valor y la importancia de lo que nos es natural, que sin duda descansa en el amor.

«Percibo la Naturaleza como un estado de conciencia universal, de calma absoluta, inherente a todos los seres, quienes tienen la facultad de percibir esa energía esencial y proyectarla a través de los sentidos que actuarían como un catalizador logrando destapar su belleza«

Ernesto Alcalá (imagen cedida)

Pregunta: Al leer su poesía, encuentro que es la expresión de una persona bondadosa. Así la poesía la relacionamos con sentimientos como el amor o la nostalgia. Pero, ¿también se puede escribir poesía desde del odio o desde la maldad?

Se puede escribir poesía desde la frivolidad. Nos hemos acostumbrado a convivir con lo que es ofensivo e hiriente, y jactarnos de ello. La literatura desde luego no es ajena a este hecho, lo cual siempre me ha parecido un error. Quizá por tal razón nunca he sido un buen lector, o me desilusioné pronto. Sin prejuicio de ello, he aprendido mucho de las personas que he conocido, de sus méritos, lo cual sí que me parece ilusionante. A la vuelta de la esquina uno siempre puede encontrar un buen maestro, y cada sentimiento compartido, en cierto modo esconde una historia; a ese respecto, el poema es un modo de ofrecer una caricia, a menudo ante el dolor. Pero no un zarpazo de uñas afiladas. Esencialmente, no considero el poema un ejercicio intelectual, no en su gestación, y no creo que sea esa su razón de ser. Y aunque suene demagógico, creo que la maldad es una especie de montaje, es enteramente una degradación del intelecto que busca imperiosamente una salida a un pesar remoto, la consternación ante la muerte, y sucumbe ante su incapacidad de realizar en el lenguaje el ser constituyente que anhela, que es inefable, y que es pura bondad y equilibrio. Así, poesía es el lenguaje desequilibrante, no categórico, mucho más afín a nuestra realidad trascendente.

«Poesía es el lenguaje desequilibrante, no categórico, mucho más afín a nuestra realidad trascendente.»

Pregunta: Usted ha comentado que la poesía nos puede hacer mejores personas, permitiéndonos conectar con nosotros mismos. ¿Tiene algún consejo para quienes desean iniciarse en la poesía?

Que no tengan miedo a romper los esquemas, a perder el norte de las palabras, pues existen lugares acogedores y sumamente armónicos al otro lado.

EL VIAJE DE LA LUZ

I
Vanidosa luz,
idilio luminoso de palabras
en manos de barro.

II
Luz, oscuridad,
divagación del cosmos;
arcano alimento en la raíz,
en lo más recóndito del espíritu.

III
Espíritu, aflora;
fanal en el cielo
en la noche acuosa de una gran ciudad;
destello que acaricia
con cálidas manos
los caminos de la vida.

Ernesto Alcalá

Pregunta: ¿Dónde podemos adquirir sus libros?

Pueden encontrase en grandes superficies y librerías españolas

También en mi página web: www.ernestoalcala.com 


Compártelo!!!

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Dana Aly López Solís.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad